viernes, 19 de octubre de 2012

Chipá infalible (apto para celíacos)

Con esta receta es difícil que te salgan mal los chipás, es la que usa mi viejo y son los que como desde que tengo memoria.

Ingredientes (pueden salir hasta 2 docenas de chipacitos):
  • Almidón de mandioca: 500 gramos (para celíacos, hay marca Kapac)
  • Queso (fontina, pategras, o el que te guste): 300 gramos
  • Manteca: 50 gramos
  • Huevos: 2
  • Leche: un vaso, más o menos
Preparación:
  1. Prendé el horno así se va precalentando, es importante que esté bien caliente al momento de poner la primer tanda.
  2. Cortar el queso en cubitos de unos 5mm de lado, que quede chiquito, pero que no sea polvo de queso. Esto va a generar las ansiadas ampollas de queso que se asoman del chipá.
  3. Derretir la manteca en el microondas (unos 30 o 40 segundos).
  4. Poner en un bol el almidón, reservando un poquito para poner en la asadera, mezclar bien con el queso.
  5. Agregar la manteca derretida y los huevos, mezclar hasta que puedas. No se va a formar una masa porque le falta liquido, pero mezcla lo mejor que puedas.
  6. Ir agregando leche de a poquito y seguir amasando hasta que la masa se parezca a una plastilina que no se rompe sola, pero que no esta chirla. Para mí fue más fácil sacar el preparado del bol y seguir en la mesada, algunos hacen todo adentro del bol.
  7. La forma de los chipas puede ser como te guste, te paso la de la familia: haces "vivoritas" de unos cuatro cm de ancho. Con un cuchillo haces cortes en diagonal de la siguiente forma: dos cortes hasta la mitad de la masa separadas unos 2 cm, y el tercer corte hasta el fondo. Entonces te van a quedar unos pancitos con dos tajos.
  8. Ponés un poco de almidón en una asadera, nada de manteca ni aceite, y acomodás los chipás dejandoles un poco de lugar porque se van a agrandar un poco. Si no les dejas lugar no pasa nada, vas a tener una especie de torta de chipá :)
  9. Metés en el horno y empezás a preparar el mate.
  10. Cuando ves que están tomando un color amarillo claro y están sequitos por afuera, los sacás y pones la próxima tanda. Ojo que cada vez se hacen más rápido porque el horno va a estar bien caliente (casi se me quema la segunda tanda)
Los que esperan la segunda tanda, junto con algunos "patitos".

Listo, eso es todo. Tomar mates con chipá recién horneado es un placer que no muchos conocen, y no es difícil de hacer. Aunque lleva queso, tampoco es muy caro a mi me salieron una docena y media de chipás bien grandes al precio de una docena de facturas. Por supuesto, las facturas no tienen chance contra mis chipás. 

Listos para comer, patitos incluídos.

Publicar un comentario